Invitado a un «webinar»

Pese a mis tribulaciones por el mangoneo político de unos forajidos, piratas de los barcos de la democracia, bandoleros de trabuco y canana bajo la parka de marca, hoy me siento satisfecho e incluso percibo colmada mi vanidad.

La alegría me la ha proporcionado mi amigo, Bruno Hugo, hombre moderno que presume y con buenas razones de estar al día. A mí me ve como un pobre garrulo y no anda desacertado.

Por eso, porque me quiere y lamenta mi orfandad, me ha propuesto participar, a través del correo electrónico, en un chat de un grupo de antiguos compañeros de los jesuitas para contarnos nuestras ocurrencias que bien podrían, a fuerza de ejercitarlas, tomar los bríos de los pensamientos de Marco Aurelio. Ya le he mandado una de ellas que está siendo muy comentada: la marca de las últimas pastillas de la farmacopea que uso para ir ágil de vientre.

¿Queda ahí la generosidad de Bruno Hugo? En absoluto porque asimismo me ha invitado a un “webinar”, integrado por especialistas, para tratar sobre la caza ecológica de las musarañas.

Me ha abierto la posibilidad de seguir sus “podcast” y, más aún, cuando yo creía que ahí acababan sus desprendidas ofertas, me ha dado las claves para entrar en sus videos de Youtube y de Tik-tok.

¡Grande Bruno Hugo! Un amigo de sus amigos que, no por azar, le adoramos.

Más aún: puedo ver sus fotos en Instagram, sobre todo las que se hace en el campo de fútbol enarbolando la bandera del Varcelona Club, del que es fan, los días que este juega que son todos los de la semana pues el Varcelona Club participa en la Liga, en la Contraliga, en la Champion, en la Superchampion y en la Extrachampion. Está exultante porque el Varcelona Club no falla: gana honradamente todos los encuentros.

Cuando ya creía que no podía esperar más de la amistad de un semejante, Bruno Hugo me autoriza a acceder a su cuenta “X” antes Twitter y, lo que más ilusiòn me ha causado, a visitar sus posesiones en el Metaverso donde se ve a un jefazo progresista trabajando laboriosamente en su tesis doctoral sin plagiar a nadie. 

Como está considerando crear una criptomoneda me ha brindado la posibilidad de invertir parte de mis demasías como jubilado.

Verdaderamente Bruno Hugo se ha hecho un “influencer” en toda la extensión de la palabra. ¡Quién lo iba a decir cuando paseaba por los vacíos urbanos una imagen desgarbada y un aspecto sombrío!

A pesar de su ánimo, de su arrojo a la hora de pasar todas las líneas rojas de la modernidad, resulta que Bruno Hugo tiene miedo a ser un FOBO. Esta confesión me ha desconcertado.

– ¿Qué es eso?

– Un FOBO es alguien que “tiene miedo a quedarse obsoleto”.¿No lo entiendes: Fear of Being Offline?

– Pero tú …

– Sí, alma cándida (así me llama), en cuanto te descuidas, te acusan de FOBO y sacudirte este desprecio te cuesta un mundo.

Y se marcha, a punto de desprendérsele una ojera, temblando al pensar que por Facebook se corra que Bruno Hugo se ha hecho FOBO.

Publicado en: Blog, Soserías
2 comentarios sobre “Invitado a un «webinar»
  1. Anna C. dice:

    ¿Qué le parece, sr Sosa, la expulsión de la carrera judicial de la magistrada Coro Cillán? ¿Es de los juristas que sostiene que conviene dar carpetazo al caso 11-M como sea?
    Un saludo
    https://elpais.com/ccaa/2013/10/11/madrid/1381494385_630828.html

  2. Anna Casaus dice:

    La de cosas que se aprenden en la Feria de Albacete. Quién noj lo iba a decir.
    «En el PSP había gente muy buena». Y tierna, no sea modesto.

    Más bueno que el pan.
    https://www.youtube.com/watch?v=Sn5gLRzHtKs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios recientes