Lingua Progressionis Hispaniae (4)

En el diccionario del «Progreso de España» procede hoy esbozar la «teoría de la pendencia» como una de sus columnas.

Recordemos cómo en el pasado guardar los ritos monásticos era preocupación esencial de los reyes y de los nobles y ello hasta tal punto que en Cluny, el más acreditado monasterio de los siglos XI y XII, la liturgia se estiró tanto y se hizo tan pomposa y compleja que ocupaba el tiempo tradicionalmente dedicado al trabajo manual y al estudio de las grandes obras.

Pues bien, algo parecido está ocurriendo en nuestros días, cuando el gobierno de España ha erigido la pendencia en su seña de identidad: la contienda, la gresca, la pelotera, el rifirrafe como arbotantes de la deliberación política, como medio para practicar ese juego en el que se avanza, sin equivocación posible, en la dirección que marca la bronca de mejores perfiles y más compacta.

Siempre cultivada contra los «enemigos» porque con los «amigos» todo se desliza por el camino rendido de las saturaciones dulzonas.

Final del formulario

El tiempo que queda libre de esta liturgia zaragatera, tercamente desempeñada, se ocupa en ejercer la arquitectura de ruinas.

«En el principio fue el membrete», me parece que dejó escrito en alguna de sus glosas Eugenio D´Ors acertando de lleno pues todavía hoy, para los españoles que caracolean en torno a las prebendas ministeriales, que se contorsionan hasta colgarse de cualquier rama del barroco organigrama gubernamental, el membrete es su alimento, aquello que les mantiene en posición apropiada para enseñar las vergüenzas de su adhesión salivosa.

Lo importante es mantener la bronca como una ofrenda, como el exvoto que se cuelga en señal de recuerdo imperecedero de la sinecura recibida

Como regalos de navidades se van a expedir membretes: el de «pugnaz con distintivo rojo izquierdas» está muy solicitado y, más aún, el de «bellaco con gran cruz en campo de gules»…

Recibir con largueza jerarquías y fondos next generation es la retribución al pendenciero, a quien alza en el Congreso la voz más cuartelera, más sórdida, más empapada de zafiedad. Unos energúmenos para quienes la bronca es la sombra turbia de sí mismo, la imagen en la que su yo se alarga, se inspira y se orienta.

Si hubiera un Juicio final como Dios manda estos galloferos exhibirían en él sus pendencias más logradas, las que más desolación causaron para recibir en el cielo el premio de honor, que consistirá en poder sentarse a la diestra del secretario de organización.

Lo importante ahora en España no es resolver asuntos tediosos, lo importante es mantener la bronca como una ofrenda, como el exvoto que se cuelga en señal de recuerdo imperecedero de la sinecura recibida.

La fiabilidad de mi «teoría de la pendencia» se constata cuando la vemos convertirse poco a poco en «teología de la pendencia» con sus dogmas belicosos dispuestos a atizar con ellos en la cabeza de cualquier pobrecillo de la derecha o de la ultraderecha incapaz de asimilar las virtudes del Progresismo Transversal y Plurinacional.

Etiquetado con:
Publicado en: Artículos de opinión, Blog
Un comentario sobre “Lingua Progressionis Hispaniae (4)
  1. Jose Pedro Sancho Martínez dice:

    El ministerio del Interior ha puesto una oficina de expedición de patentes de corso, con lo que quedan blanqueados de cualquier actitud y actuación reprobable los social/comunistas/separatistas a los que se entregan en exclusiva. Así si un señor, sin esa ideología, defeca verbalmente sobre los ministros que hunden España, será llevado a la horca, pero si se intenta asesinar a un señor de derechas y el tiro lo hace alguien pagado o del entorno separatista/social/comunista, no se le buscará y si por ética de cuerpos, como policía, se le encuentra, será perdonado, anmistiado, etc.
    Esto, que a Europa le importa un pito y los españoles no somos capaces de terminar, porque lo importante hoy es: ¡otra de gambas!, para unos y otros.

    Felicito tu valentía en lo que escribes. ¡Buen año!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios recientes
Archivos