Personas gramaticales

Luego dicen los enteradillos que la gramática no sirve para nada. Ya no sigo el asunto pero me imagino que la habrán suprimido de los estudios de enseñanza secundaria por superflua y perturbadora de las mentes jóvenes y pletóricas de twites y facebuques. Desde luego me consta que a la filosofía la persiguieron durante años y ahora ya simplemente le han aplicado la pena de muerte o, al menos, el destierro a parajes bien alejados de la enseñanza. No vaya a ser que coadyuve a complicar las mentes de nuestros educandos y acaben exigiendo, cuando sean mayores, que, en el debate público, no se les engañe dándoles gato famélico por liebre lustrosa.

Debemos estos avances y felices hallazgos a las reformas impulsadas por los especialistas en Pedagogía, una disciplina que, bien mirado, debería sustituir a todas las demás: la geografía, las matemáticas… y por ahí de corrido. ¡El cetro para la pedagogía! podría ser una bandera creativa y reformadora, extirpadora de la planta trepadora de la ignorancia en las aulas.

Ahora, al volver a la Universidad, veo a mis jóvenes colegas asistiendo a unos cursos infames que se dan sobre métodos y otras zarandajas tan variadas como inútiles, indispensables para poder prosperar en la carrera académica. Y me acuerdo de lo que García de Enterría me dijo cuando me iniciaba yo a su lado hace muchos años en la docencia: “método, Paco, no hay más que el de Ogino y ya conoces sus resultados”.

Pero vuelvo a la gramática porque he perdido el hilo. Aunque les pese a quienes quieren acabar con su presencia, ella -la gramática- reclama su espacio y saca la cabeza como hacen esos muñecos de los ventrílocuos cuando se les quiere hacer enmudecer metiéndolos en el baúl donde dormitan sus soledades.

No se puede explicar de otra forma la actualidad que han cobrado las primeras personas del singular y del plural. Cuando todos las creíamos desterradas al lenguaje privado y las usábamos sin darles mayor importancia en las comunicaciones normales, de pronto han saltado al espacio público con maneras imperiales y con una resonancia de martillo pilón: “Yo soy Charlie”, “yo soy Alberto” “yo soy chivi” “yo soy friki”, “yo soy mi gominola”…

Pues ¿y el plural?: “podemos”, “ganemos”, “silbemos”, hay otro que dice “somos” sin añadir nada, dando por supuesto lo que somos o dejándolo a la imaginación y a la facundia de los complementos: “el pueblo de dios”, “los mejores”, “gente vacilona”, “gallegos”, qué sé yo …

Me parece bien este enjambre de palabras que buscan su gloria en un paraíso para inteligencias de bolsillo. Pero sirva esta sosería para echar una lagrimita y reivindicar vida para las otras personas gramaticales sepultadas en el olvido. Terminemos así dando una oportunidad a la segunda persona del plural: “sois gilipollas”. Amén.

 

 

Publicado en: Blog, Soserías
Un comentario sobre “Personas gramaticales
  1. -Yo puedo y además soy y también prefiero.
    -Pero ¿que puedes que eres y que prefieres?.
    -Eso lo dejo a tu imaginación….
    -Pues mi imaginación me dice “que puedes ser más tonto, que eres muy tonto y que prefieres ser más tonto”.
    -Vaya mierda de imaginación que tienes……
    -Pues tú eres realmente muy tonto.
    -Por que tu lo digas.
    -Lo digo y lo siento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.