Un horizonte de debates

Los sobresaltos de la política que estamos viviendo nos están permitiendo descubrir nuevos afanes en la vida diaria que la van a enriquecer y sacar de sus rutinas adormecedoras.

Son las ventajas de la democracia directa y participativa, patrocinadas por algunas formaciones políticas, que motejan de pobre nuestro sistema porque limita nuestra presencia en la vida pública a acudir de vez en cuando al colegio electoral. ¡Un fraude! vociferan: la gente ha de estar presente en los debates, nadie está legitimado para tomar decisiones por otro, a todos nos corresponde el derecho a decidir etc.

Nacen así los círculos, las plataformas, los montones, y demás formas que toman las aglomeraciones. ¿Ventajas? nos ofrecen enormes perspectivas de intervenir en esto y en lo otro, de polemizar y de porfiar … Hace pocos meses, un domingo, en un pueblo andaluz, vi una muchedumbre visiblemente excitada en la plaza central. Mi anfitrión me explicó que se trataba del “círculo” de un partido político. Como mi amigo es de lengua ácida y poco respetuosa, chapado además a la antigua, añadió en tono inequívoco de befa: “como ahora ya no van a misa, se entretienen con estas reuniones. Después se van a comprar los pasteles tradicionales y por la tarde a ver el partidito”.

Tuve que ponerme serio con él y reprenderle amistosamente su tono de guasita. Porque a mi me parece que esta es la forma de educarnos y ya era hora de que alguien nos instruyera en ella. Ver a personas, que por su número forman tropel o jarcia, dedicar un sábado y un domingo en Barcelona a discutir sobre la candidatura de un hombre a una altísima dignidad nacional-regional es un espectáculo emocionante pues sabemos que allí se hermanan la sindéresis política con ese verbo cuidado que resuena como pepitas de gloria y oro.

Son miles de conciudadanos que logran escapar así de esas formas tradicionales de ocupar el fin de semana como han sido en nuestro pasado aflictivo pedalear, tomar el sol, bañarse en la playa, carenar, subir a una suave colina, leer una novela o asistir a un concierto … ¡Quita ya …! donde se ponga un buen debate en un “círculo” sobre los contratos laborales, el aprovechamiento de los montes, la organización de las farmacias o la reforma de la jurisdicción contencioso – administrativa que se quiten esas antiguallas del pasado, en puridad, engañifas del capitalismo internacional para tenernos dormidos o, al menos, adormilados, narcotizados por tribunos faramalleros y boquirrotos.

¡Bienvenida sea la democracia directa! ¡Viva la participación de las masas! Abajo los intermediarios como esos que tienen las religiones, curas, muñidores, terciadores, ya muy vistos ¡ha llegado la hora de hablar directamente con el Dios de la democracia!

¿Habrá ante este horizonte de quimeras quien eche de menos un domingo decadente viendo una película o en brazos de Rossini?

 

 

Publicado en: Blog, Soserías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.