Mozart

Y pensar que toda la obra de Mozart no fue para él sino una fruslería de su espíritu inquieto …

Publicado en Blog, Guindas en Aguardiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.