Puntualizaciones a una polémica

Ante el debate surgido con motivo de mi artículo publicado en este diario el pasado martes día 19 quiero hacer algunas breves puntualizaciones:

1. Aquí no hay un enfrentamiento entre Rosa Díez (y ahora Irene Lozano) con Sosa Wagner. Por Rosa Díez, y lo mismo por Irene Lozano, siento el máximo respeto personal y político. Por tanto no entro en las consideraciones de esta última porque jamás firmaré una descalificación de ella. Por supuesto, que en mí se acumulan vicios y defectos lo empecé a intuir nada más brotar las primeras erupciones del acné y el paso del tiempo del tiempo no ha hecho más que corroborarlo.

2. Pero de lo que se trata en estos momentos es de un asunto objetivo, planteado tras los resultados de las elecciones europeas que han sacudido nuestro escenario político. Mi propuesta consiste en que un grupo de jóvenes expertos, conocedores de ambos partidos, capitaneados por Rosa Díez y Albert Rivera, analicen las posibilidades de un pacto entre ambas formaciones para afrontar las próximas citas electorales. Sabiendo que hay elementos que nos diferencian pero también otros que nos unen. Insisto: ver las posibilidades; si existen, actúese en consecuencia. Si no existen o los afiliados no lo desean, desístase.

3. Por parte de Upyd no es obstáculo alguno el punto 1.4.1 de las Resoluciones del Congreso de noviembre de 2013 que dice “upyd será lo mismo en Cataluña que en el resto de España”. ¡Faltaba más! Naturalmente que será lo mismo como también único será su mensaje en toda España pero eso no excluye que pueda compartir trabajo político con otras siglas si previamente ha existido un acuerdo programático. Lo que sí hubo en ese Congreso fue un atronador aplauso cuando Fernando Savater (el GPS de nuestro partido como él gusta humorísticamente de llamarse) dijo que era llegado el momento “vista la madurez alcanzada por Upyd de pensar en posibles alianzas con formaciones homólogas”.

4. A principios de verano escribí una carta a Rosa Díez en la que me permitía hacerle una serie de observaciones sobre asuntos políticos y europeos, motivados por el comienzo de la legislatura en Bruselas, y donde acababa diciéndole que ahora más que nunca veía indispensable la existencia de una formación política como la que ella valientemente había fundado y ello por razones que me gustaría explicarle. Esta carta, enviada con acuse de recibo, y en la que yo pedía expresamente respuesta, nunca la obtuvo.

5. En cualquier caso, ahora, y ya con la vista puesta en el futuro, nos encontramos con que Rosa Díez afirma que “en upyd no mandan ni Sosa, ni Savater ni Rosa Díez sino los afiliados”. De acuerdo ¿por qué no se promueve una consulta directa sobre este asunto entre todos los afiliados? Eso sí: utilizando los participantes en el debate los mismos medios, entre ellos, la página web del partido que deberá estar abierta a todas las opciones sin censura alguna. Debo advertir que mi artículo no ha aparecido en ella ni tampoco mis declaraciones a los medios.

6. Conclusión: oríllense las querellas personales porque debilitan el organismo y creo que producen dispepsia. Además valoro mucho el trabajo que desarrollan mis compañeros. Y dirijamos nuestra mirada, si es que se desea, a mi concreta propuesta.

 

(Publicado en el periódico El Mundo).

Etiquetado con:
Publicado en: Artículos de opinión, Blog
Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.