Antiguas locomotoras

El humo de las antiguas locomotoras era en rigor el incienso que la Compañía ferroviaria elevaba al Cielo para pedir la protección del viaje.

Publicado en: Blog, Guindas en Aguardiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.