El Estado fragmentado. Modelo austro-húngaro y brote de naciones en España

20140428_103931

Con mi hijo Igor Sosa Mayor publiqué esta obra a finales del año 2006 y en unos pocos meses se realizaron cinco ediciones.

El libro consta de tres cuadernos unidos por un hilo conductor perfectamente perceptible. El primero se ocupa del modelo «dual» de la Monarquía austro-húngara presente en el debate histórico y político español desde hace tiempo y reavivado en el último tercio del siglo XX como consecuencia de nuestro nuevo sistema constitucional autonómico. Las ideas, que hoy tanto circulan en los medios de comunicación, de «nación de naciones», de Estado «plurinacional», o de un rey que reinaría sobre diversas naciones peninsulares, hunden sus raíces en la forma de organización que adoptó aquella amalgama de pueblos centroeuropeos. Los autores analizan la realidad del ejercicio del poder en Austria-Hungría, el paralizante embrollo lingüístico que padeció, así como lo que significó la decisión política de privilegiar a una parte del territorio de la Monarquía (Hungría) y la influencia que todo ello tuvo al cabo en el desmoronamiento del sistema.

El segundo cuaderno afronta, junto al ocaso de la idea política de nación, la reforma estatutaria en curso para destacar que España (ese «asombro de esperanzas» que cantara Pablo Neruda) no se rompe pero el Estado se fragmenta. Un Estado que ha sido introducido en un quirófano sin más luz que la de un candil y del que saldrá extenuado y por ello con poca agilidad para establecer políticas propias y afrontar reformas de largo aliento.

En fin, el tercero, «a la busca del espacio perdido», analiza las transformaciones que está sufriendo la Teoría del Estado como consecuencia del abatimiento de las fronteras y del dominio de los grandes consorcios económicos privados que contemplan el planeta como una inmensa finca sin parcelar. Los autores defienden la importancia de una Europa fuerte, de unos Estados fuertes, de unas regiones fuertes y de unos municipios fuertes. De un poder público fuerte legitimado democráticamente que pueda luchar contra aquellas resistencias sociales que son cápsula donde se enrocan las injusticias. Y de ahí que subrayen la reaccionaria aberración que suponen los «estaditos», las «regioncitas» y los «municipitos», administraciones «bonsáis» inermes frente a poderosos sujetos privados.

La esmerada prosa y el tono deliberadamente polémico hacen de esta obra un libro imprescindible para caminar por la España de este incipiente siglo XXI.

 

Publicado en Libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Comentarios recientes
Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.